alquilaLibros

El don

Hoy vamos a hablar sobre 'El don', un libro peculiar.

Por un lado es muy notable la diferencia cultural; la historia está ambientada en China, país de origen del autor, Mai Jia.

Podemos apreciar esta diferencia a lo largo de la novela en diferentes aspectos, por ejemplo en la profundidad de los lazos familiares en la sociedad; lazos intensos hasta el punto en el que la identidad del individuo parece casi un apéndice o una pieza más dentro de la mayor y más relevante identidad familiar o de clan.

Esta diferencia social se aprecia hasta en los aspectos más sutiles del libro; el nombre del protagonista es Rong Jinzhen, siendo Rong su nombre de familia, y Jinzhen su nombre propio. Es una diferencia fascinante; la expresión última del pensamiento colectivo frente a la individualidad profunda de nuestro occidente.

También resulta muy interesante la continua referencia al contexto socio político a través de las décadas que la narración atraviesa, ofreciéndonos de forma casual, como un complemento más de la narración, una interesante visión de la revolución cultural china.

Podemos apreciar de igual manera la influencia de la cultura china en la narración en la insistente referencia a la dualidad de la vida, un guiño al ying y el yang que se ejemplifica por doquier, enfrentando la locura y la genialidad, el deber y el deseo, el día y la noche.

En otra línea, un aspecto muy destacable del libro es el profundo respeto y cariño que el texto desprende hacia las matemáticas y el pensamiento matemático. Por experiencia personal no puedo evitar sentirme profundamente identificado con estos sentimientos; es tremendamente satisfactorio que un autor de éxito le dé voz a ese sentimiento de admiración por el abrumador conocimiento colectivo embebido en las matemáticas, a esa sensación íntima de satisfacción que no puede dejar de arrancarnos una sonrisa cuando nos encontramos ante la elegancia inequívoca de la más pura de las disciplinas desarrolladas por la humanidad. La bondad de las matemáticas, lo llaman algunos. El autor la conoce, e intenta acercársela al lector.

Por último, es llamativo en este libro su enfoque sutilmente autorreferencial; la proyección de la historia última entre maestro y alumno que se esboza al principio de la narración, con la explicación del funcionamiento del ajedrez matemático.

Gobalmente el libro sigue un estilo dinámico, una mezcla entre un género casi epistolar y una narración más al uso, con un matiz interesante y poco habitual, y es que el autor cuenta la historia sirviéndose de este recurso pero sin recurrir en ningún momento a saltos temporales de ningún tipo; la historia es lineal, y se cuenta de comienzo a fin.

Si tuviera que hacer una crítica al libro, sería con respecto a las últimas páginas, en las cuales se hace repaso de la libreta de Rong Jinzhen. El autor intenta en estas pocas páginas emplear un estilo poco habitual, pero que en mi opinión no se resuelve bien y acaba siendo tedioso.

Esto último solo ocurre en unas pocas páginas al final del libro; la sensación general es la de un libro agradable y de fácil lectura. ¿Qué os ha parecido a vosotros? ¿Estáis de acuerdo con nuestra opinión sobre el final de la libreta?

No dejéis de leerlo con nosotros si aún no lo habéis hecho.

¡Feliz lectura!

Alberto Gimeno

Lee más de este autor.

Suscríbete para no perderte nada

Se te notificará por email cada vez que publiquemos algún post.

o suscríbete via RSS con Feedly!