alquilaLibros

El marciano

El Marciano. La historia de superviviencia del astronauta Mark Watney tras ser abandonado en el planeta rojo por sus compañeros de misión al creerle muerto tras una destructiva tormenta marciana. Supervivencia. Y aislamiento. En Marte. No parece material para una comedia. Y aún así recibió el Globo de Oro a mejor película en la categoría “comedia o musical” en 2016. Hasta Matt Damon (ganador del Globo de Oro a mejor actor por la misma película) se lo tomaba a risa en la gala de este año.

Para un momento, ¿no es esto una reseña sobre el libro, y no sobre la película? Efectivamente, así que ahora viene la parte en la que os intento convencer de que lo leáis, incluso aunque hayáis visto antes el largometraje, como es mi caso.

Voy a empezar por el argumento obvio y manido: 408 páginas dan para mucho más que 142 minutos. El libro hace un mejor trabajo a la hora de transmitir la soledad que el astronauta siente durante los 549 soles (días marcianos) que permanece sobre la superficie marciana.

En su mayor parte la narración se basa en el diario de a bordo que Mark Watney actualiza cada sol. Diario que el protagonista escribe sin saber si alguien llegará a leerlo algún día. Al seguir tan de cerca cada acontecimiento de sus días el lector tiene la sensación de estar compartiendo la aventura con Mark. Pero a la vez se siente infinitamente lejos, porque ni el lector, ni en realidad nadie, puede ayudar al astronauta a mantenerse con vida.

Cerca y lejos al mismo tiempo. Este sentimiento se acentúa con fragmentos que describen con detalle los momentos previos a algún nuevo problema que amenaza la supervivencia de Mark. El efecto que crean es saber que cuando vuelvas la página el astronauta tendrá que volver a arreglárselas para salir de un nuevo embrollo por su cuenta. Una vez más completamente solo.

Pero no es este un libro para nada angustioso, que nos vaya a sumir en un estado de continua desesperación mientras lo leemos. Volviendo al inicio de esta reseña, ¿por qué se consideró una comedia? Por el positivismo con el que Mark Watney afronta cada uno de los soles en Marte, esperando su más que probable muerte. El diario de a bordo está repleto de chistes, bromas, y en general una actitud absurdamente optimista dada su situación. Cualquier problema parece empequeñecer ante la situación que atraviesa el astronauta. La situación de supervivencia más extrema que ningún otro humano haya tenido que atravesar nunca. Este mensaje positivo es la segunda razón por la que creo que merece la pena leer el libro.

La narración se complementa con algunos capítulos que nos presentan los acontecimientos paralelos en la Tierra y en la nave Hermes, con el resto de la tripulación de la misión Ares 3 a bordo. En mi opinión estos capítulos son posiblemente la única nota negativa del título. Por su premeditada brevedad no nos permiten llegar a conectar con los personajes que forman parte de estas dos tramas paralelas. A lo que se me ocurren dos posibles soluciones:
1. Reducir estos capítulos a meras notas informativas, aún más breves.
2. Todo lo contrario: extenderlos. Añadir algo más del trasfondo de cada uno de los personajes principales de estas tramas. Así nos involucraríamos más para en sus historias.
¿Cuál es vuestra opinión sobre esto mismo? ¿Os decantáis por alguna de las dos opciones que propongo? ¿O tenéis una idea mejor? Podéis compartir vuestra opinión en los comentarios más abajo.

Por último, no puedo dejar de mencionar la carga científica que tiene el libro. Sé que puede echar a mucha gente para atrás, porque Andy Weir ha intentado ser científicamente riguroso en sus cálculos. Aunque obviamente se ha tomado algunas licencias literarias, como nos muestra este artículo, que cuenta con la colaboración de Pedro Duque (ATENCIÓN: el artículo descubre partes de la trama).
Sin embargo, esta rigurosidad no se transmite al texto. En ningún punto se utiliza lenguaje excesivamente técnico, haciendo el texto accesible a cualquier público. Y la lectura en general me resultó ligera y ágil.
Aunque mi formación científica quizás me pueda estar engañando, así que me gustaría saber qué pensáis. ¿Las explicaciones de procesos científicos se hacen demasiado difíciles de seguir? ¿Debería el autor haber reducido su cantidad o nivel de detalle? Espero leer vuestras opiniones en la sección de comentarios.

Si os he conseguido convencer para leer El Marciano, ya sabéis que podéis alquilarlo con nosotros.

¡Saludos, y buena lectura!

P.D: Más allá del contenido del libro me ha llamado la atención el inusual camino que siguió la historia de Andy Weir hasta ser publicada y convertirse en una película. Me parece que puede resultar bastante inspirador para todos aquellos que tengáis el gusanillo de la escritura dentro.

Andy Weir es un ingeniero de software cuyo primer trabajo fue el de programador para un laboratorio a los quince años de edad. Pero su verdadera pasión es la exploración del espacio exterior. Por ello invierte su tiempo libre en estudiar física relativista, la historia de los viajes espaciales, y mecánica orbital. Particularmente de este último hobby nace la vida de El Marciano: un intento de calcular una trayectoria orbital hacia Marte, que con el tiempo se convierte en imaginar la primera misión tripulada al planeta rojo. De ahí Andy comenzó a plantearse los problemas que esa misión se podría encontrar en el inhóspito planeta. Lo que finalmente dio pie a la situación catastrófica que deja solo al pobre Mark Watney sobre la superficie rocosa de Marte.

Inicialmente Andy publicaba cada capítulo en su web. Una vez publicados todos, su reducido club de seguidores le pidió que los juntara y publicara como una novela en Amazon para que pudieran leer la historia completa. Y entonces la explosión: top ventas en Amazon, lo que inmediatamente llevó a estudios de grabación y editoriales a llamar a su puerta.

Una historia que en un principio no tenía mayores pretensiones que satisfacer la obsesión de su autor con la exploración espacial se ha convertido en poco tiempo en bestseller de ciencia ficción y en una película nominada a Globos de Oro y Oscars.

Vivimos en un tiempo en el que existen bastantes facilidades para hacer llegar la historia que has disfrutado escribiendo a muchos lectores. Así que, si tenéis alguna historia en el tintero, ¡tomad vuestras plumas y quizás dentro de poco estaremos hablando aquí de vuestras narraciones!

Jaime Fernandez Becerra

Lee más de este autor.

Suscríbete para no perderte nada

Se te notificará por email cada vez que publiquemos algún post.

o suscríbete via RSS con Feedly!