alquilaLibros

Falcó

En este post vamos a hablar de uno de los libros más mediáticos de los últimos meses; Falcó, de Arturo Pérez-Reverte.

Escribo estas palabras instantes después de terminar el libro; las últimas palabras del epílogo aún resuenan en mi cabeza.

Es difícil decidir el enfoque en el que centrar el post; se ha hablado mucho sobre Falcó. El propio autor y la editorial han hecho un notable esfuerzo de márketing, y las reviews, entrevistas y opiniones sobre el libro se encuentran por doquier.

Tras investigar un poco se confirma mi suposición; todos estos artículos y posts sobre Falcó se centran en su homónimo protagonista, el canalla irresistible por excelencia. Es natural, es un personaje magnético, con una dimensionalidad que demuestra un cuidadoso trabajo.

Así pues, voy a intentar en este texto tratar otros aspectos del libro, ya que éstos han sido discutidos largo y tendido, por ejemplo en este artículo de Pérez-Reverte o en éste de Andrés Amorós.

Al leer Falcó me he visto envuelto por una sensación muy poco habitual que he disfrutado enormemente; la sensación de estar 'leyendo' una novela en blanco y negro. La ambientación de la narración y la forma de interactuar de los personajes evocan de forma irresistible esas películas clásicas, en las que los diálogos de los personajes y los primeros planos entre humo de tabaco dirigen la acción.

Es sencillo imaginarse a Bogart interpretando el papel protagonista de la novela entre whiskeys, cigarros y frases lapidarias de hombres que han visto lo que muchos jamás veremos, y que han vuelto para contarlo. O para callarlo.

La acción transcurre en plena guerra civil española, en una situación de tensión e incertidumbre que el autor transmite de forma impecable.

Es este tema, el de la guerra civil, un asunto peliagudo. Un marco en el que es difícil no ofender a uno u otro lado; incluso a los dos. Incluso en la España de este nuevo 2017.

Por mi parte, es un tema que aunque cercano porque se mantiene vivo en nuestro día a día, también es extrañamente lejano. No es que yo no hubiera nacido en aquella época; es que mis padres aún no lo habían hecho.

Al no poseer fuertes opiniones o filiaciones en uno u otro sentido he podido leer Falcó de forma desinteresada, sin buscar confirmar un determinado punto de vista y sin sentirme personalmente atacado cuando las calamidades propias de la guerra aparecen en uno u otro bando.

Siendo esto así, y sin ser en absoluto un experto en el contexto de la guerra civil española (más bien todo lo contrario), me parece digna de admiración la narración que Pérez-Reverte hace del conflicto a lo largo de su novela. Una narración descarnada y brutal, pero ecuánime. Sin héroes y villanos, sin vencedores y vencidos.

Personalmente suelo disfrutar de las novelas de Pérez-Reverte, pero a priori no sabía qué esperarme de Falcó. Un libro predestinado a ser un best-seller, una narración alejada del trabajo habitual del autor... Tenía mis reservas.

No obstante, tras finalizar su lectura, os animo a que lo leáis. Es sin duda un best-seller; su facilidad de lectura y su brevedad, además del notable esfuerzo mediático que lo apoya, lo garantizan; pero también tiene los ingredientes de un buen libro. Emociones garantizadas, personajes magnéticos, una época inclemente... No os lo perdáis.

Y, ¿quién sabe si el futuro nos traerá nuevas aventuras de Lorenzo Falcó?. Qué os parece, ¿preferiríais conocer más sobre su pasado, o vivir con él las consecuencias de los sucesos de esta novela?.

Por último, os animo a que lo leáis con nosotros.

¡Feliz lectura!

Alberto Gimeno

Lee más de este autor.

Suscríbete para no perderte nada

Se te notificará por email cada vez que publiquemos algún post.

o suscríbete via RSS con Feedly!